2/11/13

España: La "probatio diabolica" en los juicios por jurado o cómo cocinar un desastre judicial en el "caso Asunta"

Por El confidencial
 
Publicación El Confidencial - España
 
Extractos:
 
Probatio diabolica. Latinajo de juristas. Exigir al acusado que pruebe algo imposible de probar. O que demuestre que no ha sucedido algo. Como, por ejemplo, que no estaba allí en el momento del asesinato.
 
Desde la condena en 2001 de Dolores Vázquez por el asesinato de Rocío Wanninkhof, la probatio diabolica es una sombra que pesa sobre los juicios mediáticos [cuando deben ser resueltos por juicios por jurado]. Dolores Vázquez no pudo probar que era inocente.
 
Esta semana, José Luis Rodríguez Aranguren comparó el caso de Dolores Vázquez con el de Rosario Porto, su defendida, acusada de haber asesinado a su hija de 12 años y haber abandonado su cuerpo en un bosque cercano a Santiago de Compostela en la madrugada del 21 de septiembre pasado. "Existe un paralelismo notorio [entre Dolores Vázquez y Rosario Porto].
 
El miedo a la probatio diabolica crece entre los abogados defensores cuando estos juicios mediáticos van a ser dirimidos por un jurado popular, nueve hombres y mujeres sin conocimientos jurídicos y que antes de ser elegidos han sido inundados por miles de informaciones más o menos veraces, a veces hasta disparatadas, difundidas por los más diversos medios.
 
Un jurado popular decidirá si Alfonso Basterra y Rosario Porto son culpables o inocentes del asesinato de su hija. También la culpabilidad de Dolores Vázquez fue ratificada por jurado popular. Y, tras 17 meses de cárcel, rebatida por la realidad (el asesino de Wanninkhof fue Tony Alexander Bromwich, alias Tony Alexander King, como demostró su ADN tras ser detenido por asesinar, también, a la joven Sonia Carabantes).
 
¿Cómo se cocina un desastre judicial? En el caso Wanninkhof fue evidente. Como demostró la decisión del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía de obligar a la repetición del juicio a causa de la "contaminación" del jurado por "la gran repercusión mediática" del caso. Este segundo juició no se celebró porque antes se descubrió que el culpable era King.
 
En el juicio Wanninkhof, la probatio diabolica a la que se tuvo que enfrentar Dolores Vázquez fue la de demostrar que su condición sexual no había sido el móvil del asesinato de Rocío. Vázquez era lesbiana. Había mantenido una larga relación sentimental con la madre de Wanninkhof.
 
Este cronista asistió a aquel jucio, el primero con jurado de estas características que se celebró en España, en la Audiencia Provincial de Málaga. Un elevadísimo porcentaje de las preguntas dirigidas por aquel jurado a la acusada hacían referencia a su orientación sexual. ¿Rocío aceptaba la relación que usted mantenía con su madre? ¿La mató porque la consideraba responsable de que usted y la madre de Rocío hubieran cesado su relación? ¿Alguna vez intentó algún acercamiento sexual hacia Rocío? ¿Alguna vez Rocío rechazó alguna proposición carnal de su parte...?
 
Ya durante la elección de los jurados (cada parte puede recusar a cuatro sin motivo y a dos con motivo), en aquel caso Wanninkhof se hizo patente cuál es la probatio diabolica mayor a la que se enfrentan los acusados en este tipo de juicios mediáticos: parecer inocentes tras llegar al juzgado desde la cárcel.
 
-¿Le condiciona que la acusada lleve un año en prisión y llegue esposada? -preguntó el letrado Pedro Apalategui a una de las candidatas.
 
-Si meten a una persona un año en la cárcel, es que algo habrá hecho, ¿no?
 
Rosario Porto es abogada y sabe lo que es la probatio diabolica. A la que va a tenerse que enfrentar, con casi toda seguridad, ante un jurado lego en leyes. Como le sucedió a Dolores Vázquez.
 
 
La "probatio diabolica" o cómo cocinar un desastre judicial en el "caso Asunta"
Por Aníbal Malvar
 
Diario El Confidencial
2 de noviembre de 2013

No hay comentarios:

Publicar un comentario